Alimentación en Cirugía Ortognática

Alimentación en cirugía Ortognática

El primer concepto necesario a aclarar es que el paciente recién operado debe alimentarse sin bajar el aporte de nutrientes habituales que consume, esto se traduce en mantener la cantidad de calorías y otros nutrientes, especialmente proteinas, líquidos e hidratos de carbono.

Es fundamental tener presente que el tipo de alimento o consistencia va cambiando dependiendo de elementos locales como el tipo de cirugía y fundamentalmente dependiendo de la cantidad de días que han pasado desde su intervención.

Para poder lograr lo anterior, entendiendo que el proceso de alimentación es mucho mas lento debemos mantener una ingesta constante de pequeñas porciones. No es recomendable mantener los horarios habituales de comida.

Considerando lo anterior dividiremos el tipo de dieta en semanas posteriores a la cirugía.

PRIMERA SEMANA

La boca se encuentra muy inflamada, posiblemente los labios estén con edema y sensibles. Ademas las heridas se encuentran justamente dentro de la boca en el fondo del vestíbulo bucal.

En esta primera semana la alimentación debe ser principalmente de consistencia licuada. Es fundamental mantener la carga calórica habitual y mantener un ingesta proteica constante sin descuidar una hidratación con abundante líquido.

El profesional le indicará un complemento alimenticio el cual debe ser incorporado en forma constante a la dieta inicial.

La alimentación puede ser efectuada con jeringas, idealmente una jeringa de gran tamaño. Las jeringas de 60 ml tienen una boquilla ancha que facilita el paso del alimento.

Se recomienda una alimentación continua, no separando los intervalos de alimentos mas allá de tres horas, recuerde que el sistema de alimentación mediante jeringas es lento por lo que la cantidad incorporada por comida posiblemente será menor. Se recomiendan entre 5 y seis comidas al día.

Respecto de la temperatura en las primeras 24 horas se recomiendan alimentos fríos y luego la temperatura mas bien tibia. Recuerde que al estar disminuida la sensibilidad por el procedimiento quirúrgico un alimento caliente podría quemarlo y no se percibido especialmente en el labio inferior.

Evite la alimentación  con muchos aliños y sabores fuertes, especialmente los aliños. Su estomago estará especialmente sensible por los medicamentos que le ha indicado el Cirujano.

Los alimentos no líquidos deben ser procesados y licuados y luego colados.

Es recomendable variar constantemente el tipo de alimentos.

Todo lo anterior sin suspender el alimento suplementario indicado.

SEGUNDA SEMANA

Esta semana es la mas compleja, principalmente porque el paciente tiene mucha inflamación en su rostro, posiblemente tiene sus labios partidos y siente sus narices muy tapadas.

Simultáneamente sucede que esta etapa requiere mantener una ingesta importante de calorías, de lo contrario se sentirá débil o mareado.

La boca se encuentra muy inflamada, posiblemente los labios estén con edema y sensibles. Ademas las heridas se encuentran justamente dentro de la boca en el fondo del vestíbulo bucal.

En esta primera semana la alimentación debe ser principalmente de consistencia licuada. Es fundamental mantener la carga calórica habitual y mantener un ingesta proteica constante sin descuidar una hidratación con abundante líquido.

El profesional le indicará un complemento alimenticio el cual debe ser incorporado en forma constante a la dieta inicial.

La alimentación puede ser efectuada con jeringas, idealmente una jeringa de gran tamaño. Las jeringas de 60 ml tienen una boquilla ancha que facilita el paso del alimento.

Se recomienda una alimentación continua, no separando los intervalos de alimentos mas allá de tres horas, recuerde que el sistema de alimentación mediante jeringas es lento por lo que la cantidad incorporada por comida posiblemente será menor. Se recomiendan entre 5 y seis comidas al día.

Respecto de la temperatura en las primeras 24 horas se recomiendan alimentos fríos y luego la temperatura mas bien tibia. Recuerde que al estar disminuida la sensibilidad por el procedimiento quirúrgico un alimento caliente podría quemarlo y no se percibido especialmente en el labio inferior.

Evite la alimentación  con muchos aliños y sabores fuertes, especialmente los aliños. Su estomago estará especialmente sensible por los medicamentos que le ha indicado el cirujano.

Los alimentos no líquidos deben ser procesados y licuados y luego colados.

Es recomendable variar constantemente el tipo de alimentos.

Todo lo anterior sin suspender el alimento suplementario indicado.

visite el sitio www.iaoms.org

No Comments Yet.

Leave a comment

You must be Logged in to post a comment.